Las redes sociales son un must have de esta temporada, pueden aportar mucho a nuestros negocios, adecuadas para cualquier presupuesto.

A medida que la pandemia del Covi 19 ha ido alterando la dinámica natural de interacción de los consumidores, ha sido indispensable migrar a un esquema donde las empresas acerquen sus servicios y productos al cliente. Para ello aparecen las plataformas de e-commerce.

A nivel general, sabemos que se ha incrementado el consumo on line de un 30 a un 40%, con 25% de nuevos compradores (y que seguirá ampliándose en el corto plazo). La digitalización del consumo, es una realidad que llegó para quedarse.

El montar una infraestructura de e-commerce contempla un importante esfuerzo para configurar el proceso: como publicar, como vender, como cobrar…. Para resolver estos temas, existe una gran variedad de plataformas, tanto pagas como gratuitas, que nos permiten acercarnos a nuestros clientes potenciales. Hablamos de Facebook, Instagram, Google Ads, Shopify, quienes a través de los diferentes algoritmos por los cuales funcionan, nos permiten construir este mercado digital. Pero ¿cuál es el más adecuado, que ventajas le aportan a mi negocio? ¿Cómo elegir ante esta variedad?

Es aquí, donde debemos diferenciarnos de nuestra competencia:

  • Un plan de acción dirigidos a construir las plataformas digitales,
  • Tener plena noción del público que queremos alcanzar,
  • Definir los canales óptimos de interacción, y
  • Contar con una estrategia eficiente de marketing, es la forma de conseguirlo.

Este es el nuevo desafío. Esto es lo que marcará el éxito o fracaso de las empresas en los meses que vienen.